¿Hay animales peligrosos en Nueva Zelanda? 9 especies a evitar

La primera vez que caminé por un bosque en Nueva Zelanda tuve una sensación extraña. Había algo raro. O más bien, faltaba algo.

No escuchaba ningún bichillo escondiéndose rápidamente a mi paso. Tampoco iba comiéndome telarañas por los caminos menos transitados. Y es que tras vivir casi 3 años en Australia, no me acostumbraba a ir por ahí sin pensar en los posibles bichos, serpientes o cocodrilos que podrían estar acechando mi camino.

Nueva Zelanda tiene fama de ser un país muy seguro, tranquilo y se dice que no tiene animales peligrosos. Pero, ¿cómo de cierto es eso? Si vas a visitar próximamente este rincón del Pacífico, veamos a qué especies debes prestar atención para evitar sobresaltos en tu viaje.

Dado que algunos de los animales peligrosos de Nueva Zelanda han sido introducidos al país desde su vecina Australia, empecemos por ahí: ¿cuáles de los animales peligrosos de Australia podríamos encontrar en Nueva Zelanda?

¿Hay serpientes en Nueva Zelanda?

Puede parecer sorprendente, pero tengo buenas noticias: ¡no encontrarás serpientes caminando por Nueva Zelanda! Ni una. Es uno de los pocos países del mundo sin serpientes terrestres. De hecho, si intentas introducir un ejemplar en sus fronteras, te enfrentarías a una buena multa. Pero lo que sí que hay en Nueva Zelanda son serpientes marinas, te hablaré de ellas en un momento.

¿Hay cocodrilos en Nueva Zelanda?

Aunque Nueva Zelanda tiene varias especies nativas de reptiles -entre las que se encuentran las lagartijas, el gecko o el tuátara maorí (una especie de iguana con cresta espinosa)- los cocodrilos no son una de ellas. No hay cocodrilos en las aguas de Nueva Zelanda, ni de agua dulce ni de agua salada.

¿Hay tiburones en Nueva Zelanda?

Muchos. Se estima que hay unas 66 especies de tiburones diferentes en las aguas que rodean las islas de Nueva Zelanda aunque solo algunas, entre las que se encuentra el temido tiburón blanco, representan un peligro para los humanos.

¿Hay arañas en Nueva Zelanda?

Me temo que sí, hay arañas en Nueva Zelanda. Y aunque no encontrarás arañas gigantes y peludas como las de Australia, sí que te podrías cruzar con un par de especies venenosas, aunque son muchísimo menos frecuentes.

>> Los animales australianos realmente peligrosos (no son los que crees)

9 ESPECIES PELIGROSAS DE NUEVA ZELANDA

1. LA ARAÑA KATIPO

La araña katipo podría considerarse el animal terrestre más peligroso de Nueva Zelanda. Aunque no ha producido muertes en los últimos 120 años (la última data de 1901), se trata de una araña venenosa cuya mordedura hay que tratar inmediatamente. El veneno no es letal, pero el área puede infectarse con facilidad.

Las katipo son negras, pequeñas (del tamaño de un guisante) y tienen una raya roja en la espalda. Viven en las dunas, no son especialmente abundantes ni es común encontrártelas, pero hay que saber que podrían estar por ahí.

Araña katipo vs cola blanca vs redback

2. LA ARAÑA DE ESPALDA ROJA

La araña de espalda roja o redback spider es una especie australiana que fue introducida en Nueva Zelanda en los 80, de forma accidental. Hay muy muy pocas, la probabilidad de encontrarte una es extremadamente baja, pero son venenosas y su mordedura es peligrosa si no se aplica el antídoto. Son muy parecidas a las katipo, también son pequeñas, oscuras y tienen un punto rojo en la espalda.

3. LA ARAÑA DE COLA BLANCA

La araña de cola blanca o white tailed spider es el tercer tipo de araña con la que hay que tener cuidado en Nueva Zelanda. Aunque ésta no es venenosa, su mordedura puede ser muy incómoda.

A estas arañas les gusta esconderse entre grietas o trozos de madera y sólo atacan si se sienten amenazadas.

4. EL KEA

El kea es un tipo de loro nativo de Nueva Zelanda con plumaje verde que vive en las zonas montañosas de la isla sur. Son conocidos como “los payasos de los Alpes”. ¿Qué les ha hecho ganar este apodo? Son traviesos e incluso un poco maliciosos, pero es que además son muy inteligentes.

No suponen un peligro para los humanos, pero sí para sus pertenencias: les encanta masticar la goma de las ventanillas de los coches, te intentarán robar cualquier cosa comestible y algunos incluso saben abrir mochilas. ¡No dejes nada a su alcance!

Es fácil encontrar keas en Milford Sound y sus alrededores, aunque también viven en valles y bosques más cercanos a la costa oeste.

Kea en Fiordland National Park
Kea en Fiordland National Park

Un kea en el camino a Milford Sound

5. EL MAGPIE AUSTRALIANO EN NUEVA ZELANDA

No sé si alguna vez has oído hablar del magpie. Por alguna razón que no logro entender, esta ave nunca aparece en listas de animales peligrosos, siendo una de las pocas que para mí representa un peligro real.

Fue mi pesadilla en Australia y resulta que también está en Nueva Zelanda.

Como ya expliqué en el post sobre los animales peligrosos de Australia, el magpie es un ave inteligente y agresiva que, una vez te identifica como un peligro, puede recordar tu cara durante años.

Los magpies fueron introducidos en Nueva Zelanda alrededor de 1860 para controlar ciertas plagas de insectos. Actualmente se pueden encontrar magpies en toda la Isla Norte y ciertas zonas de la Isla Sur, especialmente de Kaikoura hacia Southland en el lado este de la isla.

La época en la que los magpies suponen un peligro para quien se acerca demasiado a sus nidos va de julio a diciembre, es la temporada de cría y no dudarán en atacar si sienten amenazado su territorio.

magpie australiano
magpie australiano

Quédate con su cara, él se queda con la tuya

6. EL LEÓN MARINO DE HOOKER

Los leones marinos de Nueva Zelanda pueden parecer inofensivos, pues normalmente los ves descansando tranquilamente, pero no te engañes: si te acercas a ellos más de la cuenta (en especial a sus crías) pueden reaccionar de manera agresiva. Y con sus poderosos colmillos y fuertes mandíbulas, un mordisco de este animal es algo que quieres evitar a toda costa.

Los encontrarás en las costas de la isla sur, especialmente en las regiones de Otago, Southland y la isla Stewart. También hay una gran colonia de leones marinos en los alrededores de Kaikoura.

Un león marino al sur de Kaikoura

7. LA MEDUSA BLUE BOTTLE

También conocida como medusa portuguesa, esta pequeña criatura se encuentra ocasionalmente en las aguas y playas de Nueva Zelanda.

Su picadura es muy dolorosa, más que las picaduras de abejas o avispas. De hecho, puede provocar consecuencias más graves debido al propio dolor (desmayos, fiebre, problemas respiratorios…).

La picadura de la medusa blue bottle se produce desde sus tentáculos, que pueden llegar a medir hasta 10 metros de largo. ¡Poca broma! Si las ves en la arena, por si acaso, no te metas al agua.

Medusa blue bottle en la arena
Medusa blue bottle en la arena

La medusa blue bottle puede picar incluso tras morir.

8. EL TIBURÓN BLANCO

Ya hemos hablado de tiburones, pero entre ellos el más peligroso es sin duda el tiburón blanco.

Los ataques de tiburones no son frecuentes en Nueva Zelanda y por eso la gente no suele preocuparse mucho por ellos, pero eso no significa que no puedan ocurrir. En 2021 un tiburón blanco provocó la muerte de una mujer en la playa de Waihi, en la isla norte, y se han producido varios avistamientos de esta especie desde entonces.

Un consejo: nunca nades en aguas donde haya focas o leones marinos, pues son uno de los alimentos preferidos de varias especies de tiburones. Si ves focas, seguramente haya tiburones cerca.

Un tiburón blanco nadando en el océano
Un tiburón blanco nadando en el océano

Mi teoría es que no hay tantos ataques porque como el agua está helada la gente no se baña…

9. LAS SERPIENTES DE MAR

Las serpientes de mar son el único tipo de serpientes que podrías encontrar en Nueva Zelanda, en concreto en las aguas de la isla norte.

Estas especies proceden de los trópicos, y llegan ocasionalmente al sur en corrientes subtropicales cálidas. Las frías aguas de Nueva Zelanda no son el ambiente ideal para estas criaturas, lo que les dificulta sobrevivir una vez llegan aquí.

La más común es la serpiente marina amarilla. Son pequeñas pero altamente venenosas, pudiendo causar dolor muscular, mareos, vómitos e incluso parálisis, así que es mejor mantenerse alejado.

Serpiente marina amarilla Nueva Zelanda
Serpiente marina amarilla Nueva Zelanda

Así es la serpiente marina amarilla.

Entonces, ¿es peligroso viajar por Nueva Zelanda?

A pesar de que en Nueva Zelanda sí hay animales que pueden ser peligrosos, no es común encontrarte en situaciones de peligro mientras viajas por allí. ¡Para nada! Aún así, siempre es mejor estar informado y saber a qué prestar atención.

Para concluir, un resumen de buenas prácticas para evitar peligros con la fauna neozelandesa:

  • No te acerques a los animales salvajes sin necesidad. Les provocarás estrés o se pueden sentir amenazados y atacar.

  • Tampoco des de comer a animales salvajes, por muy monos que sean. Esto les hace más propensos a acercarse, acosar e incluso atacar a otros humanos en busca de alimento.

  • Nunca toques una serpiente marina en Nueva Zelanda, va a ser venenosa.

  • Ten cuidado con cualquier araña oscura de espalda roja y si te muerde alguna, ve inmediatamente al hospital a por el antídoto.

  • Las playas con focas o leones marinos no son lugares para nadar, a no ser que busques un encuentro (fatal) con un tiburón.

Ahora sí, ¡a recorrer Nueva Zelanda!

>> 11 animales que solo puedes encontrar en Nueva Zelanda (¡y dónde verlos!)

Foto de perfil de Mar
Foto de perfil de Mar

Escrito por Mar Sart desde Nueva Zelanda. Última actualización en febrero 2024.

ORGANIZA TU VIAJE A NUEVA ZELANDA

Te puede interesar