El trekking a Fanthams Peak y Syme Hut en Egmont National Park (Taranaki)

Mientras recorría la isla norte de Nueva Zelanda quería hacer el trekking a la cima del Taranaki (2518 m), pero sabía que era complicado: es una caminata dura y todavía había nieve en la cima, por lo que sin el equipamiento apropiado quizá no era posible.

Buscando alternativas encontré Fanthams Peak, y tras mucho investigar armé un plan -a mi parecer- perfecto: intentaríamos llegar a la cima del Taranaki desde el sur, haciendo antes noche en Syme Hut (1940 m), el refugio que hay en Fanthams Peak. Si hacíamos cima (la idea era subir de madrugada para ver el amanecer), bajaríamos por la ladera norte. Si no, volveríamos por el mismo camino.

Mi plan para subir al Taranaki
Mi plan para subir al Taranaki

Este es el croquis original del plan que les mostré a mis amigos. No sé si lo entendieron pero confiaron en mí ciegamente.

Aunque al final no hicimos cima fue una experiencia increíble y está sin duda en el top 3 de mis trekkings favoritos en Nueva Zelanda. Aquí verás por qué.

Trekking Syme Hut en Nueva ZelandaTrekking Syme Hut en Nueva Zelanda

PREPARATIVOS

Echamos gasolina en New Plymouth, compramos provisiones para un par de días y nos dirigimos hacia Egmont National Park, situado a solo 30 minutos de la ciudad.

Por el camino, nos desviamos hacia Kent Road para hacer unas fotos en la carretera con el Taranaki de fondo.

La vista del Taranaki desde la carretera
La vista del Taranaki desde la carretera

¡Guarda este spot en tu mapa!

Llegamos al North Egmont Visitor Center para dejar allí uno de los coches (pues si llevábamos a cabo el plan completo aquí es donde terminaríamos nuestra aventura) y hacer un par de preguntas sobre el refugio. Con todo listo, nos fuimos todos en mi coche hacia el lugar donde comenzaríamos nuestra ruta: Dawson Falls Visitor Centre.

Allí cargamos nuestras mochilas con comida y agua, pastillas potabilizadoras, el saco de dormir y ropa para la noche (guantes y gorro incluidos).

SUBIR A FANTHAMS PEAK

La distancia hasta Fanthams Peak desde el centro de visitantes es de solo 5.5 km, pero como es todo subida (y no de las fáciles) puede llevar entre 3 y 4 horas. A nosotros nos costó 3 horas y 40 minutos llegar hasta la cima.

1. Un paseo por el bosque

El primer tramo de la caminata atraviesa el Goblin Forest hasta llegar a Hooker Shelter, a 1140m. Se tarda unos 40 minutos.

A partir de ahí, empiezan las escaleras.

2. Las escaleras

Tras algo más de media hora subiendo escaleras, encuentras una intersección que lleva a un refugio privado. Tras pasar ese punto, empieza el último tramo de escaleras, esta vez de madera. Sí, debes seguir subiendo.

Paradita para foto (y descansar)

3. La ladera de gravilla

Cuando terminan las escaleras empieza la parte más divertida (y difícil). Una subida bastante empinada donde caminas sobre pequeñas piedras sueltas que te hacen resbalar cada tanto. Vamos, que casi cada dos pasos que subes, bajas uno.

Aquí el camino está marcado solo por unos postes naranjas que debes ir siguiendo. Si aparecen nubes y la visibilidad es baja, hay que ir con mucho cuidado.

Así es la subida a Fanthams Peak
Así es la subida a Fanthams Peak

Pero mira la vista, cada vez mejor

Aunque en cuanto a distancia la mayor parte del camino ya está cubierta, este tramo lleva su tiempo.

Al final llegas a una zona con rocas más grandes que debes ir casi escalando. Cuando llegues arriba, date un minuto para coger aire y mirar alrededor: estás junto al Taranaki.

Llegando a Fanthams Peak
Llegando a Fanthams Peak

Llegando a Fanthams Peak

4. La cresta a Syme Hut

Continúa siguiendo los postes naranjas dejando el Taranaki en el lado derecho de la cresta. En menos de 20 minutos habrás llegado al refugio.

El refugio para dormir en el Taranaki al atardecer
El refugio para dormir en el Taranaki al atardecer

Syme Hut junto al Taranaki

DORMIR EN SYME HUT

El Syme Hut es un refugio pequeño, con capacidad para 10-12 personas. Dormir allí cuesta $5 NZD por persona y noche, pero no puede reservarse con antelación. Es decir, que puede que llegues y esté lleno.

¿Qué nos pasó a nosotros? Exactamente eso. ¡Pero no fue ningún problema! Todo el mundo fue super agradable y acordamos hacer lo único que se nos ocurrió: apretujarnos. ¡Desde luego frío no pasamos!

Acabamos durmiendo unas 22 personas en un lugar que está pensado para 10. Por suerte alguno tenía su tienda de campaña, otro una hamaca… no sé cómo, pero funcionó. ¡Ahí queda la anécdota!

Interior del refugio Syme hut
Interior del refugio Syme hut

A la izquierda las camas y a la derecha una mesa y una encimera, eso es todo.

El baño en Syme Hut
El baño en Syme Hut

Y un poco más allá, el baño

AMANECER SOBRE UN MAR DE NUBES

Lo mejor de toda la experiencia fue sin duda poder ver atardecer y amanecer desde lo alto de la montaña, con las nubes más bajas de lo que estábamos nosotros. ¡Fue espectacular!

Y la luz del amanecer reflejada en el Taranaki es una imagen que no olvidaré.

Atardecer en el Taranaki
Atardecer en el Taranaki

El increíble atardecer que nos regaló Nueva Zelanda

La luz del amanecer reflejada en el Taranaki junto a Syme Hut
La luz del amanecer reflejada en el Taranaki junto a Syme Hut

Y el amanecer a la mañana siguiente

El monte Ruapehu visto desde el Taranaki
El monte Ruapehu visto desde el Taranaki

A lo lejos, sobre las nubes, asomaba el monte Ruapehu (donde el Tongariro!)

Fotos al amanecer desde Syme hut
Fotos al amanecer desde Syme hut

Hacía mucho frío al amanecer

Mis amigos viendo amanecer desde Fanthams Peak
Mis amigos viendo amanecer desde Fanthams Peak

SUBIR A LA CIMA DEL TARANAKI DESDE SYME HUT

Como habrás visto en las fotos, el Taranaki tenía bastante nieve, por lo que la idea de subir de madrugada para ver el amanecer en la cima quedaba descartada. Probablemente nos habríamos encontrado con zonas de hielo bastante peligrosas.

Quizá podríamos haber intentado subir a mediodía, cuando la nieve estuvieras más blandita, pero no nos hizo falta. Estábamos cansados y muy contentos ya con la experiencia.

Subir al Taranaki desde Fanthams Peak lleva en principio unas 2 horas, cubriendo un desnivel de unos 550 metros. No hay un camino marcado y la subida es un poco más dura que si lo haces desde la cara norte.

EL DESCENSO

Tras una noche muy tranquila y un amanecer de película, nos comimos nuestros sandwiches y comenzamos el descenso.

Nos caímos de culo unas cuantas veces en la parte de gravilla, pero nada dramático. Ay, ¡qué bien nos habrían venido unos buenos palos de montaña!

Llegamos al coche y tuvimos que volver a North Egmont Visitor Center a buscar los otros autos. Pensábamos hacer quizá la caminata a Pouakai Tarns, que empieza desde esa zona, pero ese día hacía viento y no habríamos podido ver el famoso reflejo del Taranaki en el agua. ¡En otra ocasión será!

HOT POOLS PARA TERMINAR EL DÍA

Así terminó nuestra aventura en el Taranaki, una de las mejores de mi año en Nueva Zelanda.

Tras una buena comida continuamos nuestro camino hacia el sur. Aún quedaba algo importante que hacer ese día: ¡relajar los músculos en una piscina de agua caliente! Y bueno, ducharnos, que nos hacía falta. Fuimos a Hawera Aquatic Centre y la entrada nos costó solo $5,50, muy recomendado.

Ahora sí, ¡eso es todo!

Puedes preguntar cualquier duda que tengas sobre la ruta o las condiciones de la montaña al centro de visitantes. Yo mandé un email a egmontvc@doc.govt.nz un par de días antes y fueron muy rápidos en su respuesta.

¿Quieres más? Echa un vistazo a mis trekkings favoritos en Nueva Zelanda.

Foto de perfil de Mar
Foto de perfil de Mar

Escrito por Mar Sart desde Nueva Zelanda. Última actualización en marzo 2024.

ORGANIZA TU VIAJE A NUEVA ZELANDA

Te puede interesar